BOLETIN DEL 17 DE AGOSTO DEL 2013

 


INFORME DE ACTIVIDADES DE LA ASOCIACION DE RADIOEXPERIMENTADORES DEL ESTADO DE VERACRUZ A.C. "AREVAC"

 

INEPTITUD Y DESPILFARRO DE PEMEX.




Me comparte Rafael Ortiz Markivich un excelente artículo que pongo a su consideración, espero que si les parece interesante lo compartan a fin de que otros lectores tengan la información. Resalta el articulista que la gasolina en México tiene el mismo precio que en los Estados Unidos, lo que evidencia que el subsidio (aún existente) es una medida de la ineptitud y el despilfarro de PEMEX, además, yo supongo que a un mismo precio, se considerará más cara la gasolina en México ya que el adquiriente tiene un salario base considerablemente menor, porque el criterio para decir que es caro o barato es la capacidad adquisitiva.

Y finalmente comenta que si bien la venta de gasolina es un monopolio, la del gas (que también estaría regulada por el mismo criterio legal), es hecho por distintas empresas, lo que marca como uno más de los desatinos violatorios de la constitución, no lo dice así pero, dimana del comentario que hace. Saludos y espero que les interese.

Gasolina cara

Sergio Sarmiento
6 Ago. 13

"No tener elección. Eso es lo que quiere decir monopolio".

Thomas Sowell

Nos han engañado. Nos dijeron que la gasolina se subsidiaba en México porque el precio era inferior al de Estados Unidos, el país del que importamos cerca de la mitad de la gasolina que consumimos. Pero esto es falso. Los precios de la gasolina se encuentran ya al mismo nivel que en Estados Unidos, pero el subsidio, aunque ha bajado, sigue siendo excepcionalmente elevado.

El sábado 3 de agosto se aplicó el enésimo aumento a las gasolinas en México de los últimos años. La Secretaría de Hacienda anunció un incremento de 11 centavos para llevar el precio de la gasolina Magna a 11.69 pesos por litro y el de la Premium a 12.25. El mercado nacional es controlado de manera monopólica por Pemex, de manera que el consumidor no puede buscar alguna opción de mejor precio o calidad, en tanto que la Secretaría de Hacienda fija los precios de manera centralizada, a la vieja usanza comunista, sin atender condiciones de mercado, costos de producción o de transporte.

Durante años se nos ha dicho que este poder monopólico se ejerce de manera paternalista para darnos a los mexicanos mejores precios. En particular, el gobierno sostiene que nos estaba vendiendo la gasolina a un precio que implicaba una pérdida ya que se encontraba por debajo de los niveles internacionales y en particular de los estadounidenses.

Esto parecería lógico. Debido a la falta de inversión en la producción de la gasolina en nuestro país, el déficit mexicano ha venido creciendo. En los seis primeros meses de este 2013 las importaciones mexicanas de gasolina ascendieron a 345,900 barriles diarios, esto es 44 por ciento de las ventas de gasolinas automotrices que ascendieron a 748,800 barriles diarios. Vale la pena añadir que las refinerías mexicanas pierden enormes cantidades de dinero. La única refinería de Pemex que no tiene pérdidas es la de Deer Park, en Texas, que tiene en copropiedad con la empresa Shell. Con razón Pemex está considerando comprar alguna refinería estadounidense.

Sin embargo, ya no hay diferencia entre los precios de Estados Unidos y México. Según GasBuddy, una página de internet que registra y actualiza de manera cotidiana los precios en la Unión Americana, donde sí hay competencia entre empresas, el precio promedio de la gasolina en la Unión Americana es de 3.63 dólares por galón. Esto se traduce en 12.33 pesos por litro para una gasolina de mejor calidad que la mexicana y a una tasa de cambio de menudeo (12.85 pesos por dólar). En Texas, estado del que importamos buena parte de la gasolina que consumimos, el precio promedio es de 3.475 dólares por galón o 11.80 pesos por litro.

Pero si ya los precios de la gasolina en México están en el mismo nivel que en Estados Unidos, deberíamos suponer que el subsidio a la gasolina habría terminado. Si todos los subsidios son perniciosos, éste es particularmente perverso, porque beneficia principalmente a quien más dinero tiene y a quienes más contaminan. Pero resulta que el propio gobierno de la República nos informa que, si bien ha disminuido el subsidio, éste sigue siendo enorme, de 64,422 millones de pesos en el primer semestre de 2013, lo cual es superior a todo el gasto de combate a la pobreza del gobierno federal.

Ahora bien, si el subsidio a las gasolinas se sigue manteniendo a estos niveles tan elevados a pesar de que ya no hay diferencia entre el precio en Estados Unidos y México, esto quiere decir que el problema no es, nunca fue, el diferencial de precios. Parecería que lo que genera el enorme e inmoral subsidio a las gasolinas no es otra cosa que la ineficiencia de Pemex.



GASOLINA Y GAS LP
En México un consumidor sólo puede comprar gasolina legalmente en expendios de Pemex. No hay opción. En cambio en gas LP, quizá el combustible más utilizado en el país, Pemex es el proveedor monopólico, pero la venta final al público la hacen distintas empresas. ¿Por qué? Uno más de los absurdos de nuestra legislación.