BOLETIN DEL 01 DE NOVIEMBRE DEL 2011

 


INFORME DE ACTIVIDADES DE LA ASOCIACION DE RADIOEXPERIMENTADORES DEL ESTADO DE VERACRUZ A.C. "AREVAC"

 

Basta con encender la radio y comenzar a escuchar lo que se habla en cualquier banda de aficionados, para caer en un tema recurrente: "Puchas, coleguita, ¡que esta mala la propagación!"

Muchas veces, cuando alguien se queja de que la propagación está mala, le he preguntado con qué nivel de señales me escucha. Respuesta: "Cinco nueve solamente, coleguita, apenas logro sacarlo entre el ruido."

En ese momento hay que aclarar algunos conceptos: Una intensidad de señal nueve significa una señal EXTREMADAMENTE FUERTE. Jamás podría haber una señal tan fuerte, de una estación que no sea local, si la propagación estuviera mala! Y lo que dijo ese colega, también explica en gran medida la percepción de que la propagación estaría crónicamente mala, que domina al medio radioaficionado mexicano: Es, simplemente, que la radio ¡se está ahogando en ruido!

Yo generalmente sigo en estos contactos preguntándole qué nivel de ruido tiene mi corresponsal en su recepción. Las respuestas suelen ser típicamente de un S8, S9, a veces hasta 20dB sobre 9. Y a veces me toca alguien que dice: "Tengo muy poco ruido en este momento, ¡solamente un S6!"

En que mundo estamos? S6 se considera un nivel de ruido bajo? Como dijo Condorito, ¡PLOP!

S6, según la definición de esa escala, se considera una señal más bien fuerte. El ruido, en cambio, debiera estar dominado por el ruido inevitable que aporta la atmósfera, al menos en las bandas de 20 metros hacia abajo. Este ruido es altamente variable, y excepcionalmente puede llegar a S9 y más, sobre todo en 80 y 40 metros, cuando hay tempestades eléctricas dentro de la zona de cobertura. Pero lo más normal es que casi no haya ruido atmosférico. Estoy hablando de un nivel de ruido que no alcanza a llegar a S1, y eso es lo que yo tengo acá en mi QTH actual. El ruido constante y permanente de S7, S9, y más, que tiene tanta gente, y que no le permite hacer radio decentemente, es netamente ruido generado por la actividad humana. Y lo más interesante: ¡Prácticamente todo este ruido se genera en la cercanía inmediata de la estación, dentro de la misma casa del radioaficionado, en las casas de los vecinos más cercanos, y en las calles donde viven! Es cosa de alejarse 100 metros desde el borde de una ciudad, hacia donde no haya tendidos eléctricos, para ver como el ruido casi desaparece. ¡Y si nos alejamos 200 metros, ya se acaban hasta los ruidos mas débiles!

En otro Tópico de Radio tocaré el tema de cómo identificar las fuentes de ruido, y cómo limpiar nuestra recepción. Pero por ahora, sólo les pido que no confundan un alto nivel de ruido con una mala propagación! Son dos cosas totalmente diferentes.

Muchos colegas creen que desde hace varios años la propagación en bandas altas está tan mala, que hace casi imposible usar estas bandas. ¡Nuevamente estamos ante una mentira del porte de un buque! Es cosa de escuchar en las bandas altas en cualquier fin de semana en que haya algún concurso, y podremos notar que las bandas bullen de actividad, con señales 5-9 por todas partes, con muchísimos países del mundo fácilmente audibles. En resumen, la propagación está excelente. Pero termina el concurso, el domingo a las 24 horas UT, y parece que se hubiera apagado la propagación en ese mismo instante! No se escucha a nadie más en las bandas altas, hasta el próximo concurso. ¿No es cierto?

Esto deja en evidencia que el problema en las bandas altas no es la falta de propagación. Esta ha estado bastante normal: 20 metros es una banda confiable, siempre esta abierta hacia algún lugar, mientras las bandas más altas se hacen cada vez más esporádicas en sus aperturas, pero aún en 10 metros hay aperturas buenas de vez en cuando. El problema es, simple y llanamente, que ¡en todo el mundo casi nadie hace radio en las bandas altas, salvo para los concursos!

La propagación no la podemos cambiar. ¡Pero la falta de actividad SI la podemos cambiar!

Yo atribuiría entonces la falsa percepción de la supuesta mala propagación a tres razones básicas:

1) Confundir un alto nivel de ruido local con una mala propagación;

2) La extrema falta de actividad radial, a nivel mundial, que hace aparecer muertas las bandas;

3) Falsas expectativas que tiene alguna gente, que cree que cualquier señal bajo S9 es mala, y que alguna vez fue normal tener tan buena propagación que se podía comunicar adonde uno quisiera, cuando uno quisiera, con equipos de 100 watts y un dipolo a 6 metros sobre la casa. ¡Eso nunca fue así!

Por supuesto, la propagación es inherentemente variable, mostrando ciclos diurnos, anuales, solares (11 años), y diversas variaciones fuera de estos ciclos, algunas de ellas muy rápidas. Pero no está peor que en tiempos pasados.

Procedo, por lo tanto, a declarar INOCENTE DE TODOS LOS CARGOS a la injustamente acusada, insultada y vilipendiada propagación!